Cada día, con cada una de sus 24 horas, desde que soy madre hace más de una década ya, ha sido el mejor y más maravilloso camino recorrido, aún con esa capa de invisibilidad que comparto con el resto de madres presentes de la humanidad, una misión eterna, una entrega dichosa… con amor. Laura